20 de Mayo 2019
Diferencias entre colon irritable e intolerancia a la lactosa, ¡no te confundas!


Existen padecimientos que comparten síntomas, algo muy común especialmente con problemas digestivos, lo cual no lleva a confundirnos e incluso aplicar soluciones equivocadas. Para que no te pase, conoce las diferencias entre intestino irritable e intolerancia a la lactosa, ¡no te confundas!

Durante mucho tiempo estaba segura de tener intolerancia a la lactosa o algún tema con el gluten, pues vivía inflamada y con dolor. Dejé de consumir ambos alimentos con la esperanza de que todo cambiara, pero las cosas no mejoraron mucho; después descubrí que mis problemas digestivos tenían más que ver con mi estrés.

De hecho, una nutrióloga me regañó por andar quitando el gluten y autodiagnosticándome casi casi como con enfermedad celiaca, cuando lo que debía hacer era ir al doctor.


¿Qué es realmente la intolerancia a la lactosa?

Hablamos de intolerancia a la lactosa cuando no puedes digerir la lactosa (azúcar presente en la leche y sus derivados) a consecuencia de una deficiencia de lactasa, una enzima producida en el intestino delgado que se encarga de desintegrarla en azúcares más simples, de acuerdo a información del sitio TeensHealth.

Al no desintegrarla, se acumula en el intestino y las bacterias la descomponen, de ahí los síntomas, como cólicos, hinchazón, gases, diarrea y, a veces, vómito, generalmente entre 30 minutos y 2 horas después de comer algo con lactosa.

Algunos la consideran un “mal de adultos”, pues puede darse con el paso del tiempo, lo que se conoce como intolerancia a la lactosa primaria. Pasa porque de bebé producías una gran cantidad de lactasa, pero esta se redujo drásticamente y de adulto ya no la digieres tan bien.

Sin embargo, no es la única causa, la reducción en la producción de esta enzima también puede aparecer a consecuencia de una enfermedad, lesión o cirugía que afecte al intestino delgado, como la celiaquía o enfermedad de Crohn. Finalmente, es posible nacer con esa intolerancia, aunque esto se da en menor grado, según señala Mayo Clinic.

Antes de descartar los lácteos, es importante consultar a tu médico, no sólo para encontrar fuentes de calcio, como estos alimentos altos en calcio, también para evitar confundir tus síntomas con otra enfermedad y acabar de raíz con el malestar.


Quizá tu problema se llama Síndrome del Intestino Irritable

Aunque también se le conoce coloquialmente como colon irritable, el SII es otro problema digestivo frecuente. Se suele confundir con la intolerancia a la lactosa porque también se manifiesta con dolor, cólicos, hinchazón, exceso de gases y diarrea, aunque a diferencia de la segunda, también puede haber episodios de estreñimiento y mucosidad en las heces.

Asimismo, difieren en su origen, pues, aunque no se conoce su causa exacta, se le atribuye a un cambio en las contracciones musculares del intestinoanomalías en los nervios del aparato digestivo, una mayor cantidad de células del sistema inmune en el intestino, una infección grave o alteraciones en las bacterias del intestino, de acuerdo a especialistas de Mayo Clinic.

Otra razón por la que se confunde con una intolerancia a la lactosa, es porque los lácteos, al igual que otros alimentos, pueden desencadenar sus síntomas, de ahí que algunos especialistas recomienden seguir la dieta FODMAP.

Pero no son los únicos detonantes, también el estrés tiene un gran papel en el SII, al igual que las hormonas, de ahí que las mujeres sean más propensas a padecerlo. Si bien no existe una prueba específica, se suele diagnosticar descartando otras enfermedades y con algunos otros exámenes.

Por suerte, aunque se trata de un tema crónico, es posible controlar los síntomas con el tratamiento adecuado enfocado en la dieta, estilo de vida y control del estrés, aunque también hay medicamentos que te pueden ayudar.

Como viste, no son lo mismo y, si bien es probable que los lácteos te provoquen una manifestación de tus síntomas si padeces colon irritable, es necesario tener claro el diagnóstico, de lo contrario, el malestar continuará aunque dejes la leche. Así que ya sabes, es mejor no autodiagnosticarse e ir al médico.

 

Fuente: Salud180

Misión

Garantizar la protección de la salud de la población del Estado a través de: la rectoría de las políticas de salud, la efectiva vigilancia epidemiológica y sanitaria y la prestación de servicios con calidad y calidez, fomentando la investigación y participando en la formación y desarrollo de recursos humanos.

Visión

La Secretaría de Salud a través del Instituto de Servicios de Salud del Estado de Aguascalientes es un ente que evolucionará la prestación de los servicios de salud en beneficio de la población, apoyándose prioritariamente en los cambios conductuales del individuo reforzando así el auto cuidado de la salud; mejorando la atención médica y fortaleciendo el modelo de salud del Estado con estrategias innovadoras, que incidan directamente en la mejora de la calidad de vida de la población.

Contáctenos

  • Teléfono:
    (01) 449 910 79 00
  • Email:
    issea@issea.gob.mx
  • Dirección:
    Margil de Jesús 1501
    Frac. Arboledas CP 20020
    Aguascalientes, México